¿Qué tipo de calefacción es más eficiente y económica?

Isaac Pepin
Copywriter y Médico cirujano
Calefacciones

A la hora de elegir una calefacción no solamente estamos pensando en lo eficiente que será, sino también en la elevación que causará en la factura eléctrica. Y sí, la verdad es que en la actualidad existen una gran variedad de formas para llevar calidez a tu hogar durante el invierno.

Sin embargo, se puede establecer ¿Qué tipo de calefacción es más económica y eficiente? Hemos investigado toda la información disponible para llevarte la respuesta más precisa y completa posible.

¿Cuál es la calefacción más eficiente y económica?

En la actualidad se ha llegado a la conclusión de que en temas de ahorro a largo plazo y de eficiencia, las calefacciones que utilizan energía renovable son las ideales. Calefacción por aerotermia, por geotermia y por biomasa utilizan fuentes de energía naturales, por lo que además de ser económicas y eficientes, resultan amigables con el medio ambiente.

Ahora bien, la desventaja principal de estas calefacciones es su precio de instalación, ya que resulta bastante elevado en comparación con los demás. Pero al año generan un consumo de máximo 500 €.

 

Podría interesarte nuestro artículo sobre las chimeneas eléctricas de pared

 

Considera la opción que más se adapte a ti

Las calefacciones de energía renovable son una gran opción, sin embargo, como mencionamos anteriormente pueden ser muy costosas en un principio, y que ver la rentabilidad de ese gasto puede llevar años.

Ahora bien, independientemente de cuál sea la más económica y eficiente, esto dependerá también del tipo de vivienda que tengas, un piso, una casa o algo más, ya que según sea tu caso podrás contar con una u otra calefacción.

Otros tipos de calefacción

Con la intención de que conozcas otras calefacciones y que te permita analizar y establecer el ideal para ti, te dejamos los siguientes:

Radiadores

Podemos encontrar dos tipos, los de agua y los eléctricos, siendo lo primeros los más económicos y eficientes. Los de agua son muy utilizados en España tanto en instalaciones centrales como individuales. Tiene un costo elevado de instalación al tener que comprar tanto una caldera de gas como radiadores.

Los eléctricos no necesitan una preinstalación por lo que es una gran ventaja frente al de agua, sin embargo, por ser eléctrico funciona con resistencias que al final consumen mucha energía.

Suelo radiante

La instalación es sumamente costosa y debe ser durante la construcción de la vivienda, ya que va debajo del pavimento. A pesar de ser tendencia, la rapidez con que calienta no es la mejor, pero permite obtener energía solar y fotovoltaica.

Combina tu calefacción con los ventiladores de techo pequeños y experimenta una mejor distribución de la temperatura

Gas natural

Las calderas de gas natural son mucho más baratas que las eléctricas, pero en la actualidad se pueden encontrar viviendas que no cuentan con un suministro de gas. Muchas personas lo usan mientras obtienen la instalación de otra calefacción renovable.

Existen las calderas de condensación que también utilizan gas y han demostrado ser mejores que las tradicionales, además son surtidas a través de una red de distribución general.

Bomba de calor

Este método es muy popular, sobre todo por su doble función, ya que en verano producen frío y en invierno calienta. Además, puede calentar el agua durante todo el año, necesita energía eléctrica para funcionar, pero gracias a las actualizaciones tiene métodos de regulación, incluso se puede combinar con energía solar.

Calderas de gasoil

Estas son las menos beneficiosas, ya que su instalación es costosa, causan un gran impacto en la contaminación ambiental, necesitan un espacio de almacenamiento y son menos eficientes que el resto. Este método es bastante antiguo y probablemente desaparezca dentro de poco.

Sistemas de calefacción individual o central

Muchas de las opciones mencionadas con anterioridad pueden disfrutarse a través de una instalación individual o de un sistema central, pero para elegir entre ellos debes entender sus diferencias.

El sistema individual consta de una instalación propia de calefacción, la cual solo tú vas a utilizar, por lo que pagarás según el uso que le des. En esta tú decides cuando colocar y como regular la temperatura de tu hoja a través de un termostato. Aunque el riesgo es mayor por tener la caldera dentro de la casa.

 

¡Da un vistazo a las mejores estufas eléctricas de bajo consumo!

 

Mientras que en la central se te anexa a una red comunal de distribución, el cual tiende a tener facturas más baratas, pero que se basan en el uso de la calefacción comunal y no individual. Así que la comunidad decide cuando colocar la calefacción, y la temperatura deberá ser regulada cortando el paso del agua al radiador.

 

Bibliografía

Hola, mi nombre es Isaac, médico cirujano y copywriter. Durante los tiempos libres mi lugar de confort es mi hogar, por lo que tener electrodomésticos y muebles que hagan de este un espacio capaz de satisfacer todas mis necesidades cotidianas, es lo ideal. Cuando tuve la oportunidad de escribir sobre ellos, quise juntar mi experiencia con una amplia investigación y mostrarles a otras personas, la forma correcta de elegir los adecuados según sus gustos y necesidades.

Hogarv
Artículos sobre El mundo del Hogar